ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

imagen.jpg

El crecimiento y el desarrollo infantil
Fuente: Propia


El crecimiento y el desarrollo infantil

Desde cuando el bebé empieza a experimentar los primeros cambios físicos, la pregunta recurrente en los padres es ¿cuánto va a crecer?, todo esto teniendo en cuenta la genética que lo ha de regir.

El mismo interrogante continúa por años y más cuando el niño empieza a relacionarse con sus compañeros de colegio, que es la etapa en que se dan las comparaciones respecto a las tallas de algunos niños de su edad.

Existen tres etapas muy marcadas en las cuales los padres pueden entender mejor el crecimiento de los niños. La primera se ubica desde el nacimiento, hasta el año o dos años de vida, pues en ese tiempo hay más aceleración del crecimiento, advierte el pediatra endocrinólogo, Roberto García.



Etapas de crecimiento

En el primer año de vida, los niños crecen aproximadamente 25 centímetros, y después de esta etapa los padres se desesperan al notar que este ritmo de crecimiento desacelera y parece estancarse. Entre el primer y segundo año, el crecimiento disminuye y empieza a darse un centímetro por mes.

Los doctores indican que en este tiempo, lo que gobierna el factor de crecimiento es la nutrición y es por esto que la lactancia materna en los primeros seis meses de vida es fundamental, luego interviene la alimentación balanceada que se adicione al bebé.

Después de los dos años de vida, además de la alimentación, este desarrollo se fundamenta en las hormonas, la del crecimiento y las tiroideas.

Cuando el niño ha cumplido los cuatro años, el metabolismo disminuye y entonces crece aproximadamente seis centímetros por año hasta llegar a la pubertad. Esta etapa es esencial en el crecimiento y del cuidado de los padres depende ese desarrollo.

El sueño es benéfico para crecer, pues la hormona del crecimiento se secreta principalmente en la noche, durante el estado de relajación. De otra parte, el ejercicio, el deporte y evitar las extensas jornadas frente al televisor y videojuegos, evitan la obesidad, principal factor que entorpece el normal crecimiento en un niño.

La parte psicológica es tenida en cuenta por el personal médico al momento de diagnosticar problemas en el crecimiento, pues se ha comprobado que niños con deprivación afectiva, dejan de crecer, de allí la importancia de mantener el hogar con un ambiente de amor y respeto.

Todas estas etapas anteriormente nombradas son iguales para niños y niñas, y sólo encuentran diferencia en la pubertad, cuando las niñas entre 11 y 12 años se desarrollan y llega el llamado “estirón de la pubertad”.

En los niños, este desarrollo es un poco más tardío, pues llega entre los 14 y 15 años, ayudando a que finalmente crezcan más y tengan una talla mayor que las mujeres, teniendo en promedio 13 centímetros más.

La nutrición adecuada va a influir en todas las etapas, pero con mayor incidencia en los dos primeros años, advierte el doctor quien también aclara que los problemas hormonales no son muy comunes.

 

Fuente: http://www.monografias.com

El crecimiento y el desarrollo infantil

Desde cuando el bebé empieza a experimentar los primeros cambios físicos, la pregunta recurrente en los padres es ¿cuánto va a crecer?, todo esto teniendo en cuenta la genética que lo ha de regir.

El mismo interrogante continúa por años y más cuando el niño empieza a relacionarse con sus compañeros de colegio, que es la etapa en que se dan las comparaciones respecto a las tallas de algunos niños de su edad.

Existen tres etapas muy marcadas en las cuales los padres pueden entender mejor el crecimiento de los niños. La primera se ubica desde el nacimiento, hasta el año o dos años de vida, pues en ese tiempo hay más aceleración del crecimiento, advierte el pediatra endocrinólogo, Roberto García.



Etapas de crecimiento

En el primer año de vida, los niños crecen aproximadamente 25 centímetros, y después de esta etapa los padres se desesperan al notar que este ritmo de crecimiento desacelera y parece estancarse. Entre el primer y segundo año, el crecimiento disminuye y empieza a darse un centímetro por mes.

Los doctores indican que en este tiempo, lo que gobierna el factor de crecimiento es la nutrición y es por esto que la lactancia materna en los primeros seis meses de vida es fundamental, luego interviene la alimentación balanceada que se adicione al bebé.

Después de los dos años de vida, además de la alimentación, este desarrollo se fundamenta en las hormonas, la del crecimiento y las tiroideas.

Cuando el niño ha cumplido los cuatro años, el metabolismo disminuye y entonces crece aproximadamente seis centímetros por año hasta llegar a la pubertad. Esta etapa es esencial en el crecimiento y del cuidado de los padres depende ese desarrollo.

El sueño es benéfico para crecer, pues la hormona del crecimiento se secreta principalmente en la noche, durante el estado de relajación. De otra parte, el ejercicio, el deporte y evitar las extensas jornadas frente al televisor y videojuegos, evitan la obesidad, principal factor que entorpece el normal crecimiento en un niño.

La parte psicológica es tenida en cuenta por el personal médico al momento de diagnosticar problemas en el crecimiento, pues se ha comprobado que niños con deprivación afectiva, dejan de crecer, de allí la importancia de mantener el hogar con un ambiente de amor y respeto.

Todas estas etapas anteriormente nombradas son iguales para niños y niñas, y sólo encuentran diferencia en la pubertad, cuando las niñas entre 11 y 12 años se desarrollan y llega el llamado “estirón de la pubertad”.

En los niños, este desarrollo es un poco más tardío, pues llega entre los 14 y 15 años, ayudando a que finalmente crezcan más y tengan una talla mayor que las mujeres, teniendo en promedio 13 centímetros más.

La nutrición adecuada va a influir en todas las etapas, pero con mayor incidencia en los dos primeros años, advierte el doctor quien también aclara que los problemas hormonales no son muy comunes.

 

Fuente: http://www.monografias.com