ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

imagen.jpg

Tres estudios de imágenes para la detección del cáncer
Fuente: laprensagrafica.com


Existe una gran cantidad de exámenes que sirven para la detección temprana de cáncer en las mujeres; sin embargo, existen tres métodos ideales los cuales se pueden tomar en cuenta al momento de buscar.

La mamografía es el estudio fundamental para la detección  precoz del cáncer de mama, ya que permite descubrir lesiones mínimas antes de que estas tengan representación clínica. El objetivo de esta evaluación es localizar calcificaciones y cambios en la estructura del tejido del seno; además ayuda a revelar signos de enfermedad incipientes que en la mayoría de los casos no son detectables en el examen clínico de las mamas.

Existen dos tipos de mamografía: por tamizaje cuando se realiza en pacientes sin síntomas y la diagnóstica cuando se indica en pacientes con síntomas al presentar nódulos palpables, secreción del pezón, dolor o cambios en las mamas. El examen se realiza de manera anual a partir de los 40 años, explica la doctora Carolina Mena, médica radióloga del Centro de Radiología Médica (CERME).

Por otro lado, la ultrasonografía de mamas es el método de elección para la evaluación inicial de la mujer menor de 40 años y se utiliza en pacientes mayores a 40 años, como método complementario y no excluyente de la mamografía. La evaluación permite la diferenciación entre lesiones sólidas vs. quísticas, además de ofrecer detalles morfológicos adicionales que permiten la caracterización de los hallazgos benignos, sospechosos o altamente sospechosos de malignidad.

Además, la ultrasonografía de mamas se utiliza en hallazgos palpables, mama sintomática en mujeres jóvenes menores de 40 años y toma de biopsia dirigida por ultrasonido.

Estos exámenes no causan dolor; sin embargo, la mujer únicamente puede sentir un poco de malestar, en el caso de la mamografía. Esta sensación terminará cuando la prueba culmine.